Emergencia económica: cómo dar prioridad a tus deudas

Las emergencias económicas son situaciones que pueden abrumarte y poner en riesgo tu vida cotidiana. El aumento constante de las deudas es una situación que puede llevar a un punto límite y sin retorno, por lo que es fundamental tomar el control de las mismas a tiempo. Contar con una planificación para cancelar las deudas es la mejor opción para salir de las mismas y mejorar las finanzas personales.

 

Cómo resolver las emergencias económicas y salir de deudas

Acá te brindamos una completa guía para eliminar las deudas de manera rápida y comenzar a ahorrar dinero. En primer lugar, trata de separar las deudas prioritarias de las no prioritarias para organizar el pago de las más urgentes y lograr estabilizar la situación financiera. La planificación para la cancelación de las deudas es el primer paso para comenzar a salir de las mismas y mejorar las finanzas. Esto es esencial para disponer de dinero y comenzar a ahorrar el mismo.

 

1. Diferencia entre 2 tipos de deudas

No todos los compromisos de pagos tienen la misma urgencia que otros. Es por esto que, antes de comenzar a planificar cómo cancelar las deudas, debes separar las prioritarias de las no prioritarias. Las prioritarias no son necesariamente las de mayor dinero, sino aquellas de mayor importancia para tu vida diaria y las que pueden ocasionarte graves problemas si no las cancelas a tiempo.

 

Ejemplos de deudas prioritarias son las cuotas de la hipoteca de tu hogar o el monto de renta del mismo, impuestos o cuotas de servicios como luz o gas. Es decir, todas las deudas que tengan que ver con el pago de la casa donde vives, ya sea propia o rentada o se trate de un préstamo bancario.

 

El principal motivo por el cual estas deudas son prioritarias se debe a que puedes perder tu casa, quedarte sin luz o sin calefacción e incluso recibir una notificación judicial por no cancelar impuestos. Para evitar complicaciones mayores es mejor que las deudas prioritarias se cancelen en primer lugar.

 

Por otro lado se encuentran las deudas no prioritarias. Se diferencian de las anteriores en que las consecuencias por el no pago de las mismas no son tan graves. Sin embargo, se debe planificar su cancelación para evitar pagar altos intereses y duplicar las deudas. Ejemplos de deudas no prioritarias son las tarjetas de crédito, créditos personales en tiendas o dinero prestado por familiares o amigos.

 

2. Cancela el monto mínimo de las deudas no prioritarias

Si bien el primer paso para salir de deudas es cancelar las deudas prioritarias, no deben descuidarse las deudas no prioritarias. Para esto se debe abonar al menos el pago mínimo para que el monto final sea menor. Si cuentas con un poco de dinero extra, puedes pagar la deuda que genera intereses más altos para evitar pagar de más.

 

Cuando termines con esta deuda, elige la siguiente para hacer lo mismo, hasta terminar con todas. Es esencial que no adquieras nuevas deudas hasta que no termines de pagar al menos las de mayor importe. Evitar el uso de tarjetas de crédito es la primera regla para que puedas disponer de dinero para terminar con las deudas, cualquiera sea su tipo.

 

3. Busca asesoramiento

Si las deudas se vuelven imposibles de pagar, la mejor opción es buscar asesoramiento gratuito para tomar el control de tus finanzas. Muchas fundaciones y organizaciones sin fines de lucro brindan ayuda a aquellos que no pueden manejar sus deudas.

 

No sólo se trata de orientar a este tipo de personas, sino también en brindar apoyo para disminuir el estrés que genera este tipo de situaciones. Muchas veces un asesoramiento a tiempo puede evitar que las cosas se salgan de control. Las emergencias económicas son situaciones que todos pueden atravesar, solamente se trata de actuar lo antes posible para proteger las finanzas personales.