¿Cuál es el origen del día de los inocentes?

¿Cuál es el origen del día de los inocentes?

 

El próximo 28 de diciembre es la celebración del día de los inocentes, una conmemoración que, con el tiempo, ha dejado de lado su origen religioso para transformarse en un festejo en donde abundan las bromas de todo tipo.

 

Es una celebración que se realiza en muchos países, y en algunos lugares las bromas se realizan de manera masiva, por ejemplo, publicando noticias falsas o se utiliza la tecnología para crear engaños más elaborados y sofisticados.

 

Sin embargo, esta conmemoración tiene más de dos mil años de antigüedad y sus orígenes son muy diferentes a la celebración que es hoy en día, en donde casi no se conoce de donde proviene el nombre de santos inocentes ni cómo surgió esta fecha.

El origen trágico del día de los inocentes puede ser una explicación de por qué luego la celebración pasó a ser un día de bromas y risas, para olvidar la tragedia que originó su nacimiento.

 

¿Por qué se celebra el día de los inocentes el 28 de diciembre?

 

El día de los inocentes es el recuerdo de un acontecimiento de la Biblia. De acuerdo al evangelio de San Mateo, el rey Herodes quería eliminar al anunciado futuro rey de Israel, el llamado Mesías. Por esto, en una fecha que sería alrededor del 28 de diciembre, mandó asesinar a todos los niños menores de dos años que se encontraban en Belén.

 

La furia de Herodes se debía a que los reyes magos, quienes le habían anunciado el nacimiento del nuevo rey, no cumplieron su promesa de volver a Jerusalén a avisarle el lugar donde se encontraba Jesús. Los magos fueron alertados en sueños de las intenciones de Herodes, por lo que no volvieron a la ciudad y siguieron su camino.

 

El rey ordenó entonces a sus soldados que asesinaran a todos los niños menores de dos años de la ciudad de Belén y sus alrededores. Sin embargo, un ángel le avisó a José que huya de la ciudad hacia Egipto, por lo que cuando llegaron los soldados de Herodes, el niño Jesús ya no se encontraba en Belén.

 

Día de los locos, otro origen del día de los inocentes

 

Durante la Edad Media, se combinó la celebración de los Santos Inocentes con un ritual pagano conocido como la fiesta de los locos, que se festejaba en los días comprendidos entre Navidad y Año Nuevo. Estas celebraciones eran muy escandalosas, por lo que la Iglesia decidió establecer el 28 de diciembre como el día de los Santos Inocentes para que las fiestas sean más solemnes y tranquilas.

 

Con el tiempo, la combinación de las fiestas paganas y religiosas dieron forma a lo que es hoy el día de los inocentes, en donde se realizan bromas a los “inocentes” e ingenuos. Un truco muy común en México es pedir algo prestado, en broma, y al momento de recibir el objeto prestado, se debe decir “Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día, ¡nada se debe prestar!”. Sin embargo, la mayoría de las veces las bromas que se realizan son un poco más elaboradas que sólo pedir prestado un objeto, incluso muchos diarios imprimen una noticias falsas en la portada, que luego desmienten en páginas siguientes.

 

¿Cuándo comenzó la celebración del día de los Santos Inocentes en México?

 

Si bien no se conoce con exactitud la fecha en la cual comenzaron las celebraciones del día de los Santos Inocentes en México, hay una crónica de Antonio de Robles en donde consta que los betlemitas, una orden que llegó al país en 1673, celebró este día en 1703, lo que sería la primera celebración en tierras mexicanas.

 

Anteriormente solían regalarse charolas de hojalata con juguetes miniaturas, junto con una tarjeta en donde podía leerse la frase que se utiliza hasta el día de hoy, además del texto “Herodes cruel e inclemente, nos dice desde su fosa que considera inocente al que presta alguna cosa”. Sin embargo, con el tiempo esta costumbre se dejó de lado, y si bien hay algunos lugares en donde todavía venden regalos miniaturas, ya casi nadie recuerda la tradición en la cual se utilizaban.