3 preguntas sobre cómo hacer un presupuesto

Hacer un presupuesto puede hacer maravillas por tus finanzas personales. Aunque preparar el presupuesto es algo relativamente fácil, apegarse a él puede ser un poco más complejo de lo que parece. Acá te presentamos algunas preguntas que te ayudarán a llevarlo a cabo.

1. ¿Cuánto dinero debo ahorrar o invertir al mes?

La cantidad de dinero que vayas a apartar para ahorrar o invertir dependerá de algunos factores, como tu ingreso disponible. Cuando aquí hablamos de ingreso disponible nos referimos a un dinero que no será usado para pagar todos los gastos necesarios para tu supervivencia; se trata entonces del dinero “sobrante” cuando todos los gastos esenciales han sido cubiertos.

 

Tus ingresos disponibles indicarán cuánto puedes ahorrar y cuánto puedes usar para otros propósitos como divertirte. A pesar de que no hay una cantidad mágica para ahorrar, hay un consenso entre los expertos de que el 10% de tus ingresos netos es una meta deseable (aunque el 5% sigue siendo admirable).

 

2. ¿Cuánto debo usar para pagar deudas?

Si tienes una deuda en una tarjeta de crédito y dudas si debes pagar cuanto antes, hay una regla clara a seguir: nunca ahorres o inviertas dinero si tienes una deuda en tu tarjeta de crédito. La tasa de interés de esa deuda será mayor al interés que obtengas en tu cuenta bancaria; si inviertes tu dinero, tendrás que pagar impuestos por los ingresos que percibas.

 

La mejor opción sería entonces liberarte de tus deudas y luego ahorrar o invertir tu dinero.

 

3. ¿Por qué siempre tengo gastos que no parecen encajar en mi presupuesto?

Este problema es una de las razones por las cuales las personas dejan de hacer un presupuesto: se topan con gastos que no entran en ninguna categoría y el presupuesto deja de ser realista. Esto es previsible y fácil de resolver: basta con crear una categoría de “Misceláneos” o “Gastos Varios”. Sin embargo, si un cierto tipo de gastos se presenta con frecuencia en esta categoría, esa es una señal de que debes revisar tu presupuesto y añadir las categorías faltantes para reflejar efectivamente tus gastos.