5 tips para superar la cuesta de enero

¿Quieres superar la cuesta de enero? ¿Te encuentras sufriendo para enfrentar todos los nuevos gastos? En este artículo te ofrecemos algunos consejos para que puedas superar uno de los momentos más difíciles del año

1. Prepara un presupuesto

Esto puede ser difícil sobre todo si no tienes el hábito de llevar un registro de lo que gastas. La idea es bastante simple: saber cuánto dinero tienes, cuánto vas a gastar y cuánto te sobra. Tu objetivo debe ser que te sobre algo de dinero para ahorrar o pagar deudas.

 

Para hacer el presupuesto solo tienes que escribir en una hoja de papel cuáles son tus ingresos y cuáles son tus gastos. Luego contrasta los últimos con los primeros. Toma en cuenta los gastos importantes de enero, como el seguro del auto, el seguro médico, la hipoteca, etc.

 

Por otro lado, elimina todos aquellos gastos que sean innecesarios: si es preciso, cancela tu suscripción a la TV por cable o al gimnasio al que no vas. Otra opción para gastar menos podría ser ir al trabajo en transporte público y usar el auto solo los fines de semana.

2. Sal de tus deudas

Si tienes pagos pendientes de la tarjeta de crédito, enero puede ser un buen momento para librarte de esa deuda. En caso de que esto sea posible, realiza un pago total o parcial con el fin de reducir tus deudas.

 

Si no tienes deudas, entonces y sólo entonces te puedes permitir aprovechar las ofertas de comienzo del año para renovar tu guardarropa, comprar algún electrodoméstico, etc.

 

Ahora bien, si no te encuentras en situación de poder reducir de una forma sustancial algunas de las deudas que tienes, al menos realiza un pago superior al pago mínimo porque éste solamente cubre los intereses.

3. Deja las tarjetas en casa

No importa si son las de débito o crédito, para superar la cuesta de enero adquiere el hábito de pagar en efectivo. ¿Por qué? Porque cuando gastas dinero en efectivo, puedes ver en la billetera cuánto te queda y, en consecuencia, es posible mantener un control de tu dinero de una manera más fácil y práctica. En cambio, tendrás que realizar un esfuerzo mucho más grande para llevar un control estricto de tu dinero gastando con las tarjetas.

 

Claro está, antes de salir de casa tendrás que anticipar, a grandes rasgos, cuáles serán los gastos a los que te enfrentarás durante tu jornada. Si te asusta la idea de salir sin tus tarjetas (después de todo, te ofrecen la posibilidad de enfrentarte a una emergencia), llévalas contigo con el firme compromiso de no usarlas a menos que se trate de una situación urgente.

4. Invierte en cosas que te producirán un ahorro en el mediano/largo plazo

Si en tu lista de gastos incluiste cosas como comprar un refrigerador nuevo, esos serían gastos que quizás puedas evitar pero no te conviene hacerlo. ¿Por qué? Porque en realidad no se trata de un gasto sino de una inversión.

 

Si vas a adquirir un refrigerador nuevo u otro electrodoméstico que consuma menos electricidad, entonces vas a ahorrar dinero en el futuro. Otra opción de gasto de este tipo, por ejemplo, podría ser reemplazar un boiler eléctrico por uno que funcione con gas natural o invertir en la impermeabilización de tu casa.

 

5. Prepara una lista de compras

Siempre que vayas a realizar una compra (sea al mercado o a una tienda en particular), prepara una lista de todo aquello que necesites. Tu objetivo será mantenerte enfocado en adquirir solo los artículos listados, de manera que evites las compras por impulso que siempre te terminarán sacando del presupuesto.

 

Podrás superar la cuesta de enero más fácilmente si también desarrollas el hábito de comparar precios antes de comprar. Para ello tendrás que contrastar, mediante Internet o yendo a diferentes tiendas, los precios de los productos que necesitas para saber dónde se encuentran los mejores precios.