¿Cómo mantener tu dinero sólido?

Mantener tu dinero sólido es un objetivo que todos deberían tener en cuenta. La mayoría de las personas buscan contratar seguros de vida, seguros contra robos o para proteger el hogar, pero nadie busca proteger los ingresos que, en definitiva, es el que permite que todos estos seguros sean cancelados en tiempo y forma.

 

Es posible que la causa de esto sea que esperas poder mantenerte saludable y en forma para trabajar, aunque esto no siempre es así. Es por esto que es importante buscar alternativas para proteger tu capital, en el caso que sufras algún tipo de accidente o tengas una enfermedad que te impida trabajar y no puedas mantener un ingreso fijo a tu hogar. Del mismo modo que tienes un seguro contra incendio, puedes tener un seguro de discapacidad o de salud, que proteja tus ingresos y te permita atravesar ese momento sin complicaciones financieras.

 

Cómo asegurar tus ingresos y mantener tu dinero sólido

Seguro de discapacidad

 

El seguro de discapacidad es menos solicitado que los seguros de vida, pero es una excelente manera de proteger tus ingresos en el caso que tengas un accidente o que no puedas trabajar por algún tipo de enfermedad. Los seguros de vida te permiten que dejes asegurada a tu familia en el caso de una muerte sorpresiva, pero sólo el seguro de discapacidad te permitirá mantener tus ingresos.

 

La mayoría de los seguros de discapacidad te abonarán tu sueldo durante el tiempo que dure la incapacidad o la enfermedad que tengas. Esto te dará la posibilidad de proteger tu familia y poder afrontar los gastos del hogar normalmente, aunque te veas imposibilitado de salir a trabajar.

 

Existen en el mercado diferentes opciones de los seguros de discapacidad a costos variables, por lo que si estás considerando contratar un seguro de este tipo, debes recopilar toda la información que necesites para encontrar el que más se adapte a lo que busques.

 

Por ejemplo, el seguro de protección de ingresos por discapacidad a corto plazo también abona una suma al asegurado similar a los ingresos laborales, pero con la diferencia que lo hace sólo por un corto período de tiempo. Una vez vencido este plazo, el seguro dejará de pagar, aunque el asegurado no esté en condiciones de volver a trabajar. Es un tipo de seguro para quienes buscan proteger sus ingresos por un tiempo, al menos hasta recuperarse de la situación y encontrar una solución a la misma.

 

La mayoría de los seguros de discapacidad tienen un tiempo de espera para comenzar a pagar, por lo que si estás decidido, mientras antes contrates el seguro será mejor. Por lo general los costos de estos tipos de seguros no son altos, por lo que puedes incorporarlos a tu tarjeta de crédito para que se debiten de manera automática.

 

Seguro de desempleo

 

Otra opción para mantener tu dinero sólido es optar por un seguro de desempleo. Es un tipo de seguro destinado a pagar un monto mensual en el caso que pierdas el trabajo de manera repentina. Si bien existen opciones estatales de este tipo de seguro, pero por lo general se trata de una suma mucho menor a los ingresos laborales, por lo que puedes verte en serias complicaciones si te encuentras en esta situación. El seguro de desempleo te pagará una suma mensual por un período de tiempo determinado o hasta que consigas un nuevo trabajo.

 

Una de las ventajas de este seguro es que comienza a pagar cuando el trabajador queda sin empleo por diversas razones, es decir que no importa si ha sido despedido con o sin causa. Es una opción para que puedas proteger tus ingresos hasta que consigas un nuevo trabajo y no caigas en una crisis financiera.

 

Seguro de protección de hipoteca

 

Una de las mayores preocupaciones que tienen las personas es cómo pagar sus gastos en el caso que pierdan sus ingresos, principalmente el pago de su hipoteca. Es un asunto de importancia, porque la falta de pago de la misma puede ocasionar que pierdas tu casa. Es una forma de mantener sólido tu dinero porque mantendrás segura tu casa y podrás preocuparte por otro tipo de gastos. Este seguro te pagará la cuota de la hipoteca durante el tiempo en que te veas imposibilitado de trabajar, para que no corras el riesgo de perder tu hogar.