La digitalización bancaria en México

La digitalización bancaria en México ha logrado grandes avances, pero todavía falta demasiado para una independencia total de los canales físicos de atención. El rápido crecimiento de las tecnologías en todas partes del mundo, ha logrado que las entidades financieras deban adaptarse a los nuevos tiempos para poder sobrevivir. La adopción de nuevas tecnologías ha dejado de ser una opción para ofrecer a los clientes, para pasar a ser una necesidad de las empresas bancarias.

 

No se trata solamente de ofrecer los mismos productos a través de canales digitales, sino también de ofrecer productos nuevos, adaptados a las nuevas tecnologías y que impliquen otra forma de relación con el cliente.

Qué implica la digitalización bancaria en México

 

La digitalización bancaria en México o en cualquier parte del mundo consiste en la adopción de plataformas digitales para la realización de procesos tradicionales, es decir, se trata de implementar nuevas tecnologías y canales móviles que permitan a los usuarios de la banca acceder a sus cuentas en cualquier momento y lugar. Sin embargo, el principal obstáculo que tienen las entidades financieras es la adaptación de sus operaciones a las plataformas digitales, además de la creación de productos innovadores que permitan una experiencia de mayor calidad a sus clientes.

 

Además de esto, de acuerdo a palabras de Lino Cattaruzzi CEO de Google México, el país es muy conservador, por lo que adopta nuevas estrategias y políticas sólo una vez que han funcionado. Este puede ser uno de los motivos por los cuales la llegada de las plataformas digitales a los bancos es lenta y aún falta mucho camino por recorrer.

Falta de regulaciones, otro obstáculo para la digitalización bancaria

 

Los rápidos avances de la tecnología no están acompañados de una regulación específica sobre la digitalización bancaria en México. Por ejemplo, la apertura de una cuenta bancaria a través de una aplicación móvil es todavía algo imposible de realizar porque la regulación exige que el cliente acuda de manera personal a la sucursal para su identificación y para tener un consentimiento explícito.

 

Sin embargo, los avances tecnológicos incluyen la utilización de datos biométricos, como firma digital o registro de huellas digitales, por lo que es necesario que las leyes y regulaciones fiscales permitan la utilización de medios digitales para operaciones básicas como la apertura de cuentas bancarias.

 

Esto permitirá que se aceleren los procesos para la digitalización bancaria y la llegada de nuevos productos, creados específicamente para los usuarios que utilizan los canales móviles como smartphones o sitios web bancarios.

 

¿Es segura la digitalización bancaria?

 

Uno de los cuestionamientos a la utilización de plataformas digitales es la seguridad que tiene este tipo de procesos. Muchas personas se resisten a la utilización de canales digitales por este motivo, ya que sienten temor del robo de información y no están preparados para colocar los datos de su cuenta bancaria o sus tarjetas de crédito en la web.

 

Ante esto, el líder Global de Servicios de la Industria Financiera de Deloitte, Robert Contri, propuso la aplicación de candados digitales dedicados a limitar el robo de identidad y los fraudes con tarjetas de crédito. Si bien esto puede ser un costo extra para las entidades financieras, es importante que las mismas entiendan que la utilización de canales digitales sólo será posible si los clientes sienten la seguridad necesaria para introducir sus datos.

 

La seguridad bancaria en medios digitales no sólo permitirá que haya un crecimiento en la aplicación de tecnologías en entidades financieras, sino que también logrará un crecimiento de la bancarización y de la economía mexicana. Es un motivo más para que la digitalización bancaria en México siga creciendo y muchas más personas se sumen a la misma.