Inflación en México afecta poder adquisitivo de las pensiones de adultos mayores

La inflación en México ha alcanzado niveles históricos y esto ha terminado por afectar el poder adquisitivo de las pensiones de adultos mayores que otorga  la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), ya que las mismas se mantendrán en 580 pesos.

 

El año 2017 finalizó en México con una inflación de 6,63%, y esto sumado a la inflación de años anteriores ha restado poder adquisitivo a las pensiones, ya que las mismas están estancadas en el mismo valor desde el año 2014.

 

De acuerdo a lo publicado por la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) con respecto a las reglas de operación del Programa Pensión para adultos mayores, en el año 2018 la Sedesol no aumentará las pensiones, lo que implica una pérdida del poder adquisitivo en un 14%, sin tener en cuenta la inflación que habrá en el año que comenzó.

 

Con respecto a esta problemática, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) realizó un estudio en donde se observó que los adultos mayores que reciben esta pensión dependen de esos ingresos y de la ayuda del Estado, ya que no tienen seguridad social y apenas sobreviven con este dinero. El Conapred destacó también que el Estado no está destinando los suficientes recursos para las pensiones, sin importar lo prioritario que sea este programa para brindar apoyo a los adultos mayores.

 

Pensión de Sedesol se mantiene igual desde 2014

 

 

Hay que recordar que en 2012 este programa se denominaba Programa 70 y más y la ayuda que se otorgaba era de 500 pesos, un valor no muy diferente a lo que es la ayuda hoy en día. En el año 2013 la pensión de la Sedesol aumentó tan sólo 25 pesos, mientras que en el año 2014 la misma se modificó y pasó a llamarse Pensión para adultos mayores de 65 años y más. Con esta modificación llegó también un aumento de la pensión y alcanzó los 580 pesos, cifra que se mantiene hasta el día de hoy.

 

Esto hace que este apoyo a los adultos mayores se encuentre estancado, algo que genera mucha preocupación ya que seguramente la inflación de México del año 2018 terminará por disminuir aún más el poder adquisitivo tan afectado de los adultos mayores.