¿Qué conviene saber para pedir un préstamo estudiantil?

Los préstamos estudiantiles son necesarios para obtener un título de grado, pero pueden convertirse en un gran dolor de cabeza si hay algún tipo de atraso en los pagos. Un préstamo estudiantil que no es cancelado no sólo puede ocasionar una quiebra financiera sino que también te genera muchos intereses para pagar y puedes tener incluso problemas legales.

Es por esto que, antes de solicitar un préstamo estudiantil, es necesario que tengas en cuenta que debes realizar una evaluación exhaustiva acerca de las ventajas y desventajas de los diferentes tipos de préstamos que puedes encontrar. Esto te permitirá realizar una planificación para que no te veas en problemas para cancelar tu préstamo.

Consejos a tener en cuenta antes de pedir un préstamo estudiantil

Elige entre varias opciones

Un préstamo estudiantil es un compromiso a largo plazo, ya que la garantía del mismo son los ingresos futuros que tendrá el estudiante, una vez graduado. Es decir que se trata de un préstamo que te acompañará durante muchos años, por lo que debes analizar con profundidad antes de tomar una decisión.

Debes realizar comparaciones entre los diferentes tipos de préstamos que pueden ofrecerte, evaluando ventajas y desventajas de cada uno para poder elegir la mejor opción.

Las tasas de interés son un punto fundamental a tener en cuenta porque serán las que determinarán aproximadamente cuál será el monto de la cuota y cuál será el dinero que deberás devolver. El periodo de gracia, los planes para cancelación anticipada, tolerancia de pago, programas de perdón, son algunos de los aspectos que debes considerar antes de elegir tal o cual préstamo.

La importancia de la comparación entre préstamos, es que puedes analizar si conviene resignar algunos aspectos, si con esto obtienes una tasa de interés menor, o por ejemplo si es mejor elegir una tasa variable para obtener mayor cantidad de dinero. Analizar cuidadosamente esto, te permitirá que elijas con un mejor criterio.

Buscar asesoramiento

Si te sientes un poco desorientado sobre qué tener en cuenta antes de tomar un préstamo estudiantil, puedes acudir a alguna de las empresas que se especializan en asesoramiento de préstamos estudiantiles. Este tipo de ayuda se especializa en brindar orientación para elegir la opción que mejor se adapte a tus necesidades financieras o bien para mantener el control de la deuda hasta que termines de cancelar el préstamo.

Al momento de acudir a una asesoría de este tipo, los consejeros evalúan la situación financiera del solicitante con el fin de elaborar un presupuesto personalizado, realizan una auditoría de las deudas actuales y las condiciones de cada una, y además, revisan las opciones disponibles para encauzar aquellos préstamos que tienen deudas o atrasos en los pagos.

Esto permite que tengas un panorama general de tus finanzas y que puedas tener en cuenta algunos aspectos que quizás has dejado de lado.

Leer con atención el contrato y las condiciones del préstamo

Aunque hayas analizado el tipo de préstamo, una vez que tomes una decisión, debes leer con cuidado cada aspecto del contrato y las condiciones del préstamo estudiantil que has elegido. Esto te permitirá verificar que lo que estás firmando coincide con las condiciones que has contratado de manera verbal.

 

Debes tomarte el tiempo que consideres necesario para que estés 100% de lo que vas adquirir. Recuerda que es un préstamo que te llevará muchos años para cancelarlo, por lo que cualquier previsión no estará de más.

Gastar el dinero en lo realmente necesario

Antes de tomar un préstamo estudiantil, debes comprender la importancia que tiene este compromiso a largo plazo. Es por esto que debes gastar el dinero en algo realmente productivo y que te genere ingresos con los cuales puedes cancelar las cuotas del préstamo.

Muchas personas malgastan este dinero y luego se ven en serias dificultades al momento de tener que devolver el préstamo. Debes recordar que es un dinero que tienes que pagar y que tiene altas tasas de interés, por lo que es aconsejable que lo inviertas de manera consciente y no lo malgastes, para evitar caer en una crisis financiera.